Cubierta sostenible

Desde TEULES hemos trabajado los últimos años para que transformar y adaptar nuestros productos a un nuevo escenario ecológico donde la optimización de las energías utilizadas, junto a la sostenibilidad de las materias primas, sea el live motive principal de nuestra compañía, un objetivo que nos permita preservar con garantías nuestro entorno más cercano y a la vez nuestro planeta.

DESCRIPCIÓN COMPLETA
cubierta sostenible

LA MADERA COMO MATERIA PRIMA SOSTENIBLE

La construcción de cubiertas es una de las actividades constructivas que generan un mayor impacto en el entorno por la gran cantidad de recursos que consume, en su proceso constructivo y a lo largo de toda su vida útil. En nuestro país, históricamente y a diferencia de casi todo el resto de Europa, los materiales utilizados para la construcción de estructuras han sido el hormigón y el acero, dejando la madera relegada a un menor uso estructural y siendo su aplicación más habitual en acabados decorativos y de revestimiento.

Esta ha sido la realidad de los últimos años y desde TEULES estamos intentando contribuir a un cambio de escenario donde la madera, que es la materia prima más útil y noble que existe desde un punto de vista medioambiental, se convierta en una de las dos protagonistas principales de la cubierta sostenible.

A menudo nos olvidamos de que la madera es un material vivo, natural, reutilizable, reciclable y biodegradable y además es el mejor aislante de todos materiales que conocemos gracias a los millones de celdillas de aire atrapadas en su estructura celular que forman una barrera contra el frío y el calor.

Esto significa un importante ahorro en combustibles fósiles como el petróleo o el carbón, reduciendo notablemente el consumo de energía para calentar o enfriar las viviendas construidas con cubiertas de madera.

Recordemos que la madera es un material fácil de mecanizar y reciclar y gracias a ello necesita poca energía para transformarla, mucho menos que el hormigón, el acero o los materiales plásticos, cosa que contribuye a una menor contaminación ambiental. Pensemos también que los planteamientos de la madera como materia prima cultivable no son ninguna utopía, sino una necesidad. Las asociaciones como Forestry Initative en Estados Unidos o Nord Timberland en Europa, controlan la tala de bosques sin poner en peligro la sostenibilidad del planeta. Este hecho deja claro en un futuro inmediato, cuales serán los criterios de utilización de materias primas por encima de intereses partidistas de empresas privadas, sin olvidar que el uso de la madera representa una reducción drástica de emisiones de gases a la atmósfera.

LA ENERGÍA SOLAR TÉRMICA EN LA CUBIERTA.

El segundo actor principal de la cubierta sostenible son los sistemas de aprovechamiento de energía solar térmica que gracias a la entrada en vigor del nuevo código técnico de la edificación (CTE) son de obligado cumplimiento en todas las nuevas construcciones desde marzo del 2007. Esta norma supone un impulso definitivo a esta tecnología y a la defensa del medio ambiente.

Desde TEULES, hemos integrado esta tecnología al ámbito de las cubiertas inclinadas a través de captadores solares integrados, respetuosos con la imagen arquitectónica de los edificios, dando prioridad a dos de los aspectos más importantes a la hora de construir tejados, su impermeabilización y estanqueidad y por supuesto su eficiencia energética, necesaria para ser catalogada como cubierta sostenible.Cabe destacar, que desde nuestro departamento de I+D, hemos querido optimizar y amortizar de manera más eficiente si cabe, la utilización de este tipo de energías ampliando su cobertura de forma que complemente el sistema de calefacción de una vivienda, sobredimensionando el sistema con un mayor número de captadores solares que aportarán el 100% del agua caliente sanitaria y casi un 70% de la calefacción de la vivienda en los meses de invierno.

Esta configuración de captadores se podría convertir en un grave problema durante los meses de verano, al crearse un exceso de agua caliente en la vivienda. Para evitarlo y hacerlo viable, nuestro diseño utiliza un acumulador-reactor que transforma este calor sobrante en frío, pudiendo ser utilizado en la refrigeración de la vivienda, enviándolo al suelo radiante o fancoils (aire acondicionado) obteniendo una climatización optima en todas las estaciones del año. De este modo se obtiene un sistema eficiente y sostenible y sobre todo amortizable económicamente en un breve período de tiempo.